Type to search

Envejecer de manera saludable.

Alimentación Investigaciones

Envejecer de manera saludable.

Share

Como vivir más de 100 años de manera saludable?

Seguir la dieta mediterránea durante un año promueve las bacterias intestinales relacionadas con el envejecimiento saludable y puede ayudar a frenar el avance de la fragilidad y el deterioro cognitivo

Un estudio realizado en cinco países y publicado en línea en la revista Gut, sugiere que seguir una dieta mediterránea durante un año aumenta los tipos de bacterias intestinales relacionadas con el envejecimiento saludable, al tiempo que reduce las bacterias dañinas que causan inflamaciones dañinas en el cuerpo, sobre todo en las personas mayores.

Según los investigadores, el envejecimiento se asocia con el deterioro de las funciones corporales y el aumento de la inflamación que es la antesala de la aparición de fragilidad (por ejemplo la velocidad al caminar y la fuerza de agarre de las manos) . Según lo observado, esta dieta podría actuar eficazmente sobre las bacterias intestinales de una manera tal que ayude a frenar el avance de la fragilidad física y el deterioro cognitivo en la edad avanzada.

Investigaciones previas sugieren que una dieta pobre y restrictiva, que lamentablemente es bastante común entre las personas mayores, reduce la cantidad y los tipos de bacterias (microbioma) que se encuentran en el intestino y esto ayuda a acelerar la aparición de la fragilidad. Por lo tanto, los investigadores querían ver si una dieta mediterránea podría mantener el microbioma en el intestino de las personas mayores y promover la retención o incluso la proliferación de bacterias asociadas con el envejecimiento saludable.

Analizaron el microbioma intestinal de 612 personas de 65 a 79 años, antes y después de un periodo de 12 meses de comer habitualmente (n = 289) o después de seguir una dieta mediterránea (n = 323), que como sabemos es rica en frutas, verduras, nueces, legumbres, aceitunas aceite y pescado y baja en carnes rojas y grasas saturadas. La dieta estaba especialmente diseñada para personas mayores (dieta NU-AGE).

El estudio

Los participantes, que eran frágiles (n = 28), al borde de la fragilidad (n = 151), o no frágiles (n = 433) al comienzo del estudio, vivían en cinco países diferentes: Francia, Italia, Países Bajos , Polonia y el Reino Unido.

El resultado es que al seguir la dieta mediterránea durante 12 meses, se encontraron cambios beneficiosos en el microbioma intestinal. Se detuvo la pérdida de diversidad bacteriana, se constató un aumento en los tipos de bacterias previamente asociados con varios indicadores de fragilidad reducida, como la velocidad al caminar y la fuerza de agarre de las manos, y una función cerebral mejorada, como la memoria. Disminuyeron los productos químicos inflamatorios potencialmente dañinos.

Los cambios positivos fueron impulsados ​​en gran medida por un aumento en la fibra dietética y las vitaminas y minerales asociados, específicamente, C, B6, B9, cobre, potasio, hierro, manganeso y magnesio.

Los hallazgos fueron independientes de la edad o el peso de la persona (índice de masa corporal), los cuales normalmente influyen en la composición del microbioma. y aunque hubo algunas diferencias en la composición del microbioma intestinal de las personas, dependiendo del país de origen, la respuesta a la dieta mediterránea después de 12 meses fue similar y consistente, independientemente de la nacionalidad.

Como siempre, hay que considerar este estudio como una referencia, y no como la verdad absoluta aplicable a cualquier ser humano.
Varios factores como la edad, el índice de masa corporal, el estado de la enfermedad y los patrones dietéticos iniciales pueden desempeñar un papel clave para determinar el alcance del éxito de esta dieta. Por ejemplo, las personas mayores pueden tener problemas dentales y / o dificultad para tragar, por lo que puede ser poco práctico para ellos comer una dieta mediterránea. Sin embargo, para los que pueden seguirla, parece ser una buena estrategia para evitar o retardar la fragilidad.

Referencia: La intervención de la dieta mediterránea altera el microbioma intestinal en las personas mayores, lo que reduce la fragilidad y mejora el estado de salud: la intervención dietética de 1 año NU-AGE en cinco países europeos. Gut, 2020; gutjnl-2019-319654 DOI: 10.1136 / gutjnl-2019-319654

Tags:

You Might also Like

Deja un comentario

Related Stories

es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish
A %d blogueros les gusta esto: